Imagen de perfil

EL MATRIMONIO por Isabel Expósito

Para un buen matrimonio hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona”

Mignon MacLaughlin

Leemos, escuchamos y hasta muchas veces nos toca de cerca, que el matrimonio es un bien en desuso. Las nuevas parejas se rehúsan en general a tomar compromisos a largo plazo. Sus vidas se mueven entre vivir el momento o probar a ver qué pasa.

Gran cantidad de películas y series (generalmente foráneas) abonan con creces esta idea y muchas parejas se identifican con ellas usándolas tanto como modelos a imitar o como pretextos para justificar sus propias conductas. Pero por más sesgo de modernidad, por más “cool” que se lo pinte, el matrimonio es una relación sumamente singular que tiene características propias. Un médico psiquiatra americano explica: “la relación marital es singular en que es algo más que la combinación de dos personalidades para formar una nueva unidad. Como un compuesto químico, el matrimonio tiene propiedades especiales aparte de las características de dos que se funden para formar el nuevo compuesto. Esta es una entidad nueva, diferente.”

La Biblia dice que el hombre y la mujer dejarán a sus padres y se unirán en una sola carne. Dios no habla de probar a ver qué pasa o de tener la posibilidad siempre a mano de divorciarse y repetir la experiencia tantas veces como sea necesario. Dejar a los padres significa dejar el espacio de seguridad que disfrutamos desde nuestro nacimiento. Significa dejar el nido, ese lugar seguro donde siempre encontramos protección y contención. Y esto implica una gran responsabilidad.

El matrimonio es una relación que se debe basar en el amor mutuo que deja fuera al egoísmo y trata siempre de apoyar y estimular al otro.

Vemos actualmente parejas que quieren ser libres e independientes en sus logros personales, económicos y sociales, sin importarles mucho qué le pasa o qué siente la otra persona. Entonces, si cada uno quiere hacer lo que le place: ¿para qué vivir juntos? Las respuestas son variadas: quieren independizarse de sus padres, pero no pueden solventar solos los gastos que esto implica, entonces se juntan para compartir esos gastos, otros huyen literalmente de las casas paternas porque no aguantan más el clima que viven allí, otros porque después de algunos años de novios deciden probar la convivencia antes de casarse, otros porque no les interesan los compromisos del tipo: “hasta que la muerte nos separe”, sino del tipo:” hasta que dé”.

Se dice desde siempre que la familia constituye la base de la sociedad. Y la base de la familia es el matrimonio, por lo tanto si esta relación básica y fundante está enferma, toda la sociedad se enferma.

¿Nos queda alguna duda de que vivimos en una sociedad enferma? Violencia doméstica, violencia de género, relaciones promiscuas consideradas normales que justifican prácticas obscenas.

¡Gracias a Dios hay cura para esta enfermedad! Dios nos permite poder reconstruir nuestras actitudes. Si corremos hacia sus brazos de amor reconociendo nuestros pecados, nuestras malas acciones y con corazón arrepentido, él nos perdona, nos inunda de su amor y nos brinda una nueva oportunidad para que podamos vivir vidas diferentes y abundantes. El Señor quita nuestros temores y nos da los medios necesarios para que no tengamos miedo de asumir compromisos y desafíos. El matrimonio es una relación maravillosa. Así la pensó el Creador cuando creó a la primera pareja de la humanidad. ¿La clave? Mantenerse unidos en una estrecha relación con Dios, dejando que él guíe nuestros pasos cada día.

      Señor, queremos que nos ayudes a sanar a nuestra sociedad y por eso te  pedimos misericordia para todos los matrimonios que necesitan de tu toque. También te pedimos que mires los corazones de aquellos que apartándose de tu camino decidieron armar sus vidas prescindiendo de vos.

                             Señor, nos prometiste darnos de tu poder para reconstruir nuestras conductas y empezar otra vez. Derrama de tu Espíritu para vivir una nueva vida con vos.

                                                                                                        Amén

 

27 noviembre, 2015

No comments, be the first one to comment !

Deja un comentario

Copyright © mision-net 2018    Design by fonema

Login

Register

Create an Account
Create an Account Back to login/register