Imagen de perfil

UNA ADMINISTRACION SANA ¿PODEMOS ENSEÑAR A NUESTROS HIJOS?

El Pastor Daniel GONZALEZ nos deja algunos consejos para educar a nuestros hijos en una sana administración

 

Ser buenos ejemplos

No se puede enseñar lo que no se vive, porque entonces la enseñanza carece de autoridad espiritual y moral. En mi caso, todo lo referido al presupuesto mensual de gastos lo tengo atornillado al cerebro, porque a mi hermano y a mí desde que éramos bien chiquitos, mi mamá y mi papá nos sentaban uno a cada lado de la mesa de la cocina donde ellos hacían el presupuesto de gastos todos los meses. ¿La verdad? ¡Era un plomazo! Pero hoy le doy gracias a Dios por la enseñanza recibida.
Crecí junto con mi hermano viendo un sobre que decía “ahorro”, por eso ahora ahorro.

No hay ciencia. En las conversaciones que tengo con la gente pronto a casarse, descubro cosas muy interesantes:
– ¿Ya hicieron un presupuesto calculando lo que necesitan para vivir?
–¿De qué nos habla?
–Les hablo del presupuesto de gastos. De lo que tienen que pagar de alquiler, servicios, supermercado, movilidad, salud, etc.
–No hemos pensado en eso…
–En tu casa, ¿no se hacía un presupuesto?

Entonces, como pastor, uno tiene que convertirse en “mamá” y “papá”.
La enseñanza que no refleja un ejemplo no tiene autoridad.

Hacerlos participar de la economía familiar

Los hijos deben conocer la realidad económica de la familia, sin preocuparlos, pero sin evadirlos, para que maduren.
Si ahora se gana menos, estamos en un tiempo de crisis, hay que decirles que debemos gastar menos, que no podemos ir de vacaciones, o no podemos festejar el cumpleaños en un pelotero y vamos a celebrarlo en casa. Eso no le va traer ningún trastorno; va a entender que hay épocas de crisis y también que las hay mejores. Esto ayuda a su maduración. No viven en una burbuja y, por lo tanto, al llegar a la edad madura saben qué es bueno y qué es malo; que hay tiempo de enfermedad y tiempo de salud. Hay que criar a los hijos con los pies sobre la Tierra.

Permitir que se administren

Esto es darle para sus gastos y que aprendan a manejar sus propios recursos. Este tema cuesta. Un ejemplo puede ayudar.
Usted puede decirme:
Yo le di a mi hijo $30 para todo el mes. Y, en lugar de gastar $1 por día, se lo gastó todo en dos días… Mi consejo es: ¡Que caminen los restantes veintiocho días!
Ahora, más fácil sería darle $1 por día. Sin embargo, usted estará criando a un mal administrador. Hay que decirle: –Acá tenes $30, que tendrás que administrar.
Tiene que aprender.

Desafiarlos a tener metas

Enseñarles a los hijos a ahorrar y sacrificarse por lo que desean.
Les cuento que mi hijo, Matías, a veces quiere comprarse un autito de $8 ó $10. Tengo para dárselo; esa es la realidad. Sin embargo, hago que durante cuatro o cinco días junte el dinero. Le doy $2 por día. Y si me dice:
–Pero papá, ¿si me los gasto en el kiosco del colegio?
–Te quedarás sin el autito
Esa es mi respuesta. Entonces le hago elegir entre el kiosco o guardar los $2 hasta comprar el autito.

Si uno le incorpora este modo de actuar a los chicos a los cinco o seis años, quédese tranquilo que va estar enseñado para el futuro, aunque es claro que lleva trabajo adicional.
Creo también que uno debe darles premios por las calificaciones, por su comportamiento, por la ayuda en la casa, pero como una actitud de servicio. Porque el día de mañana, cuando usted no pueda darle más plata, tiene que saber que debe hacerlo igual.

No maldecirlos, estimularlos y no descalificarlos

Bendecir y no maldecir. Nuestra boca puede bendecir y maldecir. ¿Sabemos esto?
Si a mi hijo se le cae el jugo en la mesa, y yo le digo:
–Sos un tonto; se te cayó el jugo.
Entonces él observará dos cosas: a) Que yo soy autoridad para su vida. b) Que se le cayó el jugo. Por lo tanto, mi hijo va a crecer creyendo que “es un tonto”. Un día irá a alguien y dirá:
–¿Sabes lo que pasa ? Soy un tonto…
¡Y eso es una mentira!
Entonces si a tu hijo se le cayó algo, se le debe llamar la atención, pero nunca decirle algo que pueda afectarlo al creer que es así.

Otro ejemplo. Es la chica adolescente que nunca quiere hacer nada en la casa y los padres permanentemente le dicen:
–Vos nunca vas a llegar a nada así.
¡Cuidado. La hija crecerá pensando que nunca llegará a ser nada!
Cuidado, porque con la boca podemos bendecir o maldecir. Y como hay algo cierto en esta historia –el jugo se cayó– consecuentemente lo que dice papá es real, y si el jugo está derramado sobre la mesa, entonces “¡soy un tonto!”

Enseñarles a dar

Si usted le enseña a dar a su hijo desde chico, en adelante él no va tener problemas en dar.
La Biblia dice que es más feliz dar que recibir, “Dios ama al que da con alegría”.
Alguno puede comentar: Hay chicos que usted sabe de dónde vienen, no tienen nada!
Si los niños son enseñados en dar de lo poco o de lo mucho, cuando sean grandes van a dar, porque esa es la enseñanza que recibieron de sus padres.
Esto quedará grabado en sus mentes por el resto de su vida. Nunca lo olvidarán.

Asistirlos en momentos clave

“He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos” (2 Corintios 12:14).

Atesorar para los hijos no significa que no se vaya de vacaciones, que no salga de paseo con su señora. Significa que cuando Dios nos da hijos tenemos que considerarlos al elaborar el presupuesto. También tenemos que pensar que irán a estudiar en la universidad, que un día van a casarse, que un día van a querer poner un tallercito, querrán irse a vivir solos, que un día van a necesitar un empujoncito. Y la Palabra de Dios dice: “Atesorar para los hijos” y no “los hijos para los padres”.
Todo tiene que tener un equilibrio. Aunque el ahorro parezca poco, usted podrá el día de mañana darle algo a sus hijos.
Bendecir a los hijos, hablar bien sobre ellos, darles lo mejor. Bendecirlos, aún cuando haya que retarlos, hacerlo con amor.
Está en nosotros aplicar esta enseñanza y creerle a Dios.

19 agosto, 2015

No comments, be the first one to comment !

Deja un comentario

Copyright © mision-net 2014

Login

Register

Create an Account
Create an Account Back to login/register