Presentación del Curso

No hay verdad más central ni cardinal para la comprensión cabal de la fe cristiana que el reino de Dios. Nuestra reflexión sobre la experiencia cristiana, nuestra interpretación de las Escrituras, el modelamiento de nuestra conducta en obediencia a la voluntad de Dios y el testimonio de nuestra fe son el resultado de nuestro conocimiento y vivencia del reino de Dios.

Seria tedioso procurar entender a Dios a partir de un planteo teológico racional y sistemático. Podríamos ganar muy buena información, pero correríamos el riesgo de perder la necesaria formación que necesitamos para ser buenos discípulos de Jesús y servidores obedientes. Es por ello que la consideración de la naturaleza y demandas del reino de Dios son elementos fundamentales no sólo para el conocimiento de su persona y obra, sino también para la elaboración de una adecuada identidad cristiana y un servicio efectivo.

El reino de Dios tiene que ver básicamente con Dios mismo, su carácter, su revelación de sí mismo, su acción redentora en la historia y su amor y deseo de entrar en una relación significativa con cada uno de nosotros. El vocablo «reino» destaca ese aspecto, atributo o actividad específico de Dios, por el que él se revela como Rey o Señor soberano del universo, sus criaturas, su pueblo escogido y cada uno de sus hijos e hijas en Cristo.

Dios es el Rey de todo lo que él ha creado, por derecho de creación y de sustentación. Pero él también es el Rey de todo lo que ha re-creado. En este sentido, él es el Rey de su pueblo Israel, y su reinado es efectivo en la medida en que Israel es obediente a su voluntad según está revelada en la Torah, la Ley. A su vez, el reino de Dios es una realidad que se ha manifestado de manera total en la persona y obra de Jesucristo. En él y por medio de él Dios re-crea todas las cosas, especialmente al ser humano pecador que se vuelve arrepentido a Dios con fe y confía en su amor perdonador. De este modo, cada persona que reconoce a Jesús como su Señor es regenerada por el Espíritu Santo y pasa a formar parte del reino de Dios.

Este reino no responde a la lógica de nuestro mundo, sino a la lógica de Dios. No obedece a los criterios y valores de nuestra sociedad, sino a los del Padre celestial. Es por esto que el reino de Dios critica a nuestro mundo y muestra una alternativa a la realidad de nuestro pecado y desobediencia: un mundo de amor, reconciliación y perdón, conforme con la voluntad de Dios.

De todos los materiales neotestamentarios, ninguno corno las parábolas de Jesús son tan elocuentes para enseñarnos acerca del reino de Dios. En ellas Jesús nos enseña qué es el reino de Dios Las parábolas oponen la realidad según Dios a la realidad según nosotros. Ellas muestran la diferencia entre nuestras costumbres, leyes y normas, por un lado, y el amor abundante y redentor de Dios por el otro. De este modo, en las parábolas, el reino de Dios confronta a nuestro reino humano de pecado y desobediencia

Las parábolas nos colocan de frente a una nueva y más dichosa manera de vivir; nos interpelan planteándonos una alternativa de vida; y nos desafían a tomar una decisión definitiva. Las parábolas no son material para la especulación, la opinión o la eventual consideración. Ellas exigen que cada uno que las lee y estudia emita juicio, tome una decisión y declare aquí y ahora cuál es su opción. En las parábolas no hay un espectro de posibilidades; las cosas son luz o tinieblas, sí o no, viejas ° nuevas, lo tomas o lo dejas. Quien se enfrenta al reino de Dios según las parábolas debe tomar partido por la vida vieja y el mundo no redimido o por la nueva realidad, que es ese reino.

Esta nueva realidad del reino de Dios está presente en Jesús. Por eso se puede decir: Jesús mismo es una parábola En su contacto con los marginados y los pecadores nos manifiesta quién es Dios y de qué manera Dios quiere relacionarse con la gente. Jesús nos muestra una alternativa, la realidad del reino, pero a la vez critica profundamente nuestra realidad existente con todas nuestras costumbres, convicciones e ideas. De esa manera, Jesús provoca una reacción de parte nuestra Ante Jesús hay que tomar una decisión. Esa decisión la provocan especialmente las parábolas. Por su reacción ante la realidad del reino, explicitada en la parábola, el oyente se ubica a sí mismo dentro o fuera de ese reino. Jesús es una parábola: por todo lo que hace y dice nos muestra que en este mundo y en esta historia Dios quiere y puede estar presente. El reino de Dios no es solamente una realidad del más allá, sino que también es una alternativa real para nosotros ya, ahora y acá.

INTRODUCCION GENERAL

MODULO I: El evangelio y el reino.

  1. ¿QUE ES EL EVANGELIO?
    1. Una definición.
    2. ¿Evangelio completo o medio evangelio?

  1. ¿QUE ES EL REINO?
  2. Un Rey.
  3. Un reino.

  1. ¿COMO ES EL REINO?
  2. El reino de Dios es práctico.
  3. El reino de Dios es revolucionario.
  4. El reino de Dios es primero.

MODULO II: Las parábolas

        1.    ¿QUE SON LAS PARABOLAS?

  1. Una definición.
  2. Parábolasy alegorías
  3. ¿Cuántas son las parábolas?

        2.    ¿CUALES SON LAS CARACTERISTICAS DE LAS PARABOLAS?

  1. Son ejemplos de relatos narrativos populares.
  2. Son expresiones de un encuentro vivo con las personas.
  3. Son desafíos que demandan respuesta y exigen veredicto.

        3.    ¿POR QUE JESUS USO PARABOLAS?

  1. Un fin práctico.
  2. Un fin didáctico.
  3. Un fin apologético.

        4.    ¿COMO ESTUDIAR LAS PARABOLAS?

  1. Necesidad de su estudio.
  2. Pasos para su estudio

MODULO III: El evangelio del reino en las parábolas. (a)

1, LA VENIDA DEL REINO

  1. La realidad del reino: algo nuevo está viniendo.

         Remiendo y odres (Mr. 2.21-22).

  1. La naturaleza del reino: ¿qué es lo que está viniendo?

         La semilla de mostaza (Mr. 4.30-32).

  1. El desarrollo del reino: ¿cómo está viniendo?

               La levadura (Lc. 13.20-21; Mt. 13.331.

  1. La concreción del reino: ¿de qué manera est~ viniendo?

         La semilla que crece Bola (Mr. 4.26-29).

  1. Los destinatarios del reino: ¿a quiénes está viniendo?

         El trigo y la cizalla (Mt. 13.24-30). La red (Mt. 13 .47-50 I .

  1. El propósito del reino: ¿para qué está viniendo?

         El sembrador (Mr. 4 3 – 8) .

  1. Los enemigos del reino: ¿contra quiénes está viniendo?

               El reino dividido y el hombre fuerte (Mr. 3 .23-27).

               La casa vacía (Lc. 11.24-26).

               Los invitados a la bOda (Mr. 2.19-20).

2, LA GRACIA DEL REINO

  1. Los labradores en la viBa (Mt. 20.1-16).
  2. Los dos hijos (Mt. 21. 28 – 31)
  3. Los dos deudores (Lc. 7.41-43).
  4. La gran cena (Lc. 14.16-24).
  5. Lugares a la mesa (Lc. 14.7-11).
  6. El fariseo y el publicano (Lc. 18.10-14).
  7. Parábolas de cosas perdidas:
  8. La oveja perdida (Lc. 15.4-7).
  9. La moneda perdida (Lc. 15.8-10).
  10. El hijo perdido (Lc. 15.11-32).

MODULO IV: El evangelio del reino en las parábolas. (b)

 

3, LOS CIUDADANOS DEL REINO

  1. Los candidatos.
    1. Las demandas: el tesoro escondido y la perla de gran precio (Mt. 13.44-46).
    2. El costo: el constructor de la torre y el rey guerrero (Lc. 14.28-32).
    3. Las posibilidades: el padre de familia (Mt. 13.52).
  2. Las cualidades.
  1. La voluntad de servir a Dios de manera abnegada:

                                 El siervo y su señor (Lc. 17.7-10).

  1. Una prudencia práctica (perspicacia):

                                 El mayordomo infiel (Lc. 18.1-8).

  1. Una fe sólida:

                                  El hijo que pide (Mt. 7.9-11; Lc. 11.11-131.

                                 El amigo a medianoche (Lc. 11.5-8).

  1. Un espíritu perdonador:

                                 Los dos deudores (Mt, 18.23-35).

  1. Un amor ilimitado:

                                  El buen samaritano (Lc. 10.30-37).

  1. Los roles
  1. Ser sal;

                                   La sal de la tierra (Mt 5.13).

  1. Ser luz:

                                 La ciudad sobre un monta (Mt. 5.14)

                                  La luz debajo de un almud (Mt.. 5.15-16)

  1. La decisión.

                             Los dos constructores (Mt. 7.24-27; Lc. 6.47-49)

4, LAS CRISIS DEL REINO

A. Jesús dice: «Este es el tiempo de la visitación de Dios.»

         1) Los signos del tiempo (Lc. 12.54 – 56 1 .

         2) La lámpara del cuerpo (Lc. 11.34-361.

         3) Los muchachos sentados en la plaza (Lc. 7.31-32)

         4) El rico insensato (Lc. 12.16-20).

B, Jesús dice; «Han sido infieles y están bajo juicio”

1)    La sal que pierde su sabor (Lc. 14.34-351.

2)    La luz y el almud (Mt. 5.15)

3)    El siervo infiel (Lc. 12.42-46).

         4) Los talentos (Mt. 25.14-301.

C. Jesús dice: «A menos que se arrepientan, les va a caer el juicio de Dios.»

         1) La higuera estéril (Lc. 13.6~9) El adversario (Lc. 12.5″1-59).

         2) El rico y Lázaro (Lc. 16 19-31).

D Jesús dice «Estén preparados.»

1)    El siervo vigilante (Lc. 12.35-38) El ladrón ‘Lc. 12.391

2)    Las diez vírgenes (Mt. 25.1-13).

3)    Los labradores malvados (Mr, 12.1-9)

4)    La copa (Mr 10 38; 14.36): el bautismo (Lc. 12 – 50, Mr 10 38);el rescate (Mr 10,45)

5)    Las ovejas y los cabritos (Mt 25.31-46)

BIBLIOGRAFIA

BONILLA, Plutarco. Los milagros también son parábolas. Miami; Editorial Caribe,

1978.

CRRFAUX, L. Mensaje de las parábolas. Madrid: Ediciones Fax, 1969.

DE LA FUENTE, Tomás. Jesús nos habla por medio de sus parábolas El Paso:

Casa Bautista de Publicaciones, 1978.

DODD, e.H. The Parables of the Kingdom. Londres: Fontana Books, 1965.

DRIVER, Juan. Militantes para un mundo nuevo. Barcelona: Ediciones

Evangélicas Europeas, 1978.

HARGREAVES, John. A Guide to the Parables. Londres: S.P.C,K 1975.

HUNTER, A.M. Interpreting the Parables. Londres: SCM Press, 1966.

JEREMIAS, Joaquín. Las parábolas: interpretaci6n de las parábolas. Estella,

Navarra: Editorial Verbo Divino, 1982.

MCQUILKIN, Robert C. «ExplicaDos.     -. estudios en las parábolas del Señor. San

José, Costa Rica: Editorial Caribe, 1964.

NEAL, C. L. Parábolas del evangelio y bosquejos de sermones El Paso: Casa

Bautista de Publicaciones, 1948.

SOWELL, Sidney M. Las parábolas de Jesús. Buenos Aires; Junta de

Publicaciones de la Convención Evangélica Bautista, 1947.

VIJVER, Enrique, et al. Las parábolas del reino. Buenos Aires: Ediciones La

Aurora, 1988

WENHAM, David. The Parables of Jesus: Pictures of Revolution. Londres: Hodder

& Stoughton, 1989

© mision-net 2021 Design by fonema